4 pasos para ser más sostenible en tu casa o trabajo (1ª parte)

4 pasos para ser más sostenible (1ª parte)

Ya somos muchxs lxs que poco a poco vamos adoptando nuevas costumbres con el objetivo principal de ser más sostenibles.

¿Y qué es la sostenibilidad? ¿Por qué parece estar tan de moda?

La sostenibilidad busca satisfacer nuestras necesidades actuales sin limitar la capacidad futura para seguir satisfaciéndolas, garantizando el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social. El desarrollo sostenible, por tanto, pretende garantizar el futuro, ¡muy importante! ¿o no?

Se habla de la sostenibilidad ambiental, la sostenibilidad económica y la sostenibilidad social como bases de este desarrollo. Para más información, visita el artículo de OXFAM Intermon.

Otro proyecto sonoro a nivel mundial, si es que no lo conoces ya,  son los 17 objetivos del desarrollo sostenible que Naciones Unidas promueve desde el 25 de septiembre de 2015. Entonces, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años. 

La lista completa junto con una guía para comenzar a realizar cambios, puedes verla aquí.

Pensando en todo lo anterior, te proponemos comenzar a ser más sostenible en 4 pasos ¿qué te parece? ¿te apuntas?

Creemos que como en todo proceso de aprendizaje y de cambio, lo principal es querer. Y sí que vale la pena, ¡dejemos un futuro para los que siguen llegando a este planeta!

¿Sabes qué y cómo consumes? ¿Controlas lo que gastas en casa?

Comenzamos por revisar nuestra práctica diaria, tanto en casa como en el trabajo, sabiendo qué consumimos, gastamos, viendo las consecuencias del transporte que utilizamos… 

En casa, el consumo generado para comer, limpiar y ducharnos, así como para entretenernos, resulta el punto de partida para poder corregirlo, en la medida de lo posible. Todo ello, nos hará ser más sostenibles y, a la vez, generar un buen ahorro. Nos centramos, por tanto, en conocer nuestro gasto en suministros básicos: energía y alimentación.

¿Cómo consumir energía sostenible?

En relación a la energía creo que coincidimos todxs en lo mismo, no entendemos ni un punto de la factura de la luz. Nos parece tan complicada que no vemos más que la cifra a pagar, y según nos parezca con la anterior, nos parece correcta o nos ponemos de los nervios. ¡Y no digamos si es invierno y hemos puesto la calefacción a tope!

Te aseguro que no es tan complicada. Y aunque sea por mantener los nervios sanos, vale la pena que sigas leyendo.

Primero de todo, toma tu última factura de luz y resuelve las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es mi distribuidor?
  • ¿Cuál es mi comercializadora?
  • ¿Qué precio pago de energía: PVPC o fijo?
  • ¿Cuál es mi potencia y cuánto pago?
  • ¿Puedo ajustar potencia? ¿Cambiar de tarifa? 
  • ¿Lo que consumo es normal? ¿Simultaneidad de electrodomésticos?
  • ¿Tengo algún servicio extra o permanencia en mi contrato?

En un artículo anterior, te contamos cómo poder entender la factura de luz, de forma fácil. Y si necesitas ayuda para aclararte más, puedes ponerte en contacto con nosotros y preguntarnos cualquier duda o hacerte un estudio de factura gratis.

¿Cómo consumir alimentos sostenibles?

La alimentación sostenible es un concepto relacionado, de los más importantes pues no solamente tiene que ver con el gasto energético sino con la compra, consumo y uso de los alimentos. Te dejamos a continuación un listado de consejos:

  1. Basa tu alimentación en productos de origen vegetal, además de reducir enfermedades, podrás contribuir a generar menos emisiones de los gases de efecto invernadero
  2. Planifica la cesta de la compra y evita la huella ecológica al no comprar de más.
  3. Compra producto de temporada y de cercanía.
  4. Procura hacer la compra en las tiendas de tu barrio, a pie.
  5. Evita los envases superfluos, compra a granel o al menos envases de empresas con procesos sostenibles.
  6. Cocina y congela lo que veas que se te puede poner malo. No tires comida.

Y si os parece, hasta aquí el primer paso. Ya hay mucha información para comenzar a pensar, a listar, a crear… en el próximo post, continuaremos con los siguientes pasos.

Cualquier duda o sugerencia, como siempre será enormente agradecida 😉

¿Te quedas con las ganas de seguir leyendo? ¡Pues va a ser que no podemos permitirlo! Te dejo aquí el enlace de la 2ª parte del post para que no te quedes a medias.

¡Te ayudamos a entender tu factura de la luz!


Si necesitas ayuda para revisar tu factura de luz, haz click aquí

También te puede interesar...

Deja un comentario