La energía verde como revolución

La apuesta por las energías verdes entendida como una revolución

El cambio resulta siempre intimidante, y muchas veces subestimamos su alcance y su
importancia. ¿A quién no le ocurre en cualquier parcela de su vida? Sin embargo, este
es necesario para la evolución de la sociedad. Ya ha ocurrido en otros momentos de la
historia. 

¿Te imaginas cómo se sintieron quienes vivieron en primera persona la
revolución industrial? ¿Y cómo se sienten nuestros mayores ante ciertos cambios
tecnológicos que están transformando la sociedad?

En estos momentos todo apunta a cambios trascendentales en el campo de la
energía verde. Y esto puede ser intimidar o generar incertidumbre a muchas personas.

La energía verde y los avances tecnológicos son dos de las claves de lo que será la
tercera revolución industrial. Fuentes de prestigio apuntan a que en pocos años se
alcanzará el escenario de emisiones netas cero. ¡Al menos eso es lo deseable y por lo
que cada vez trabajan más personas en el mundo! 

Visto cómo está el panorama geopolítico internacional probablemente la transición energética llevará tiempo y requerirá grandes inversiones. Pero merecerá la pena.

Durante estos años, digitalización y energías verdes irán de la mano para el desarrollo
de las smart cities y la transformación en el medio rural hacia una sociedad más
sostenible y respetuosa con el medio ambiente y las personas. ¿Te has parado a
pensar cómo puede cambiar en positivo tu vida gracias a esto?

Un negocio del futuro

Según diversos estudios, antes de 2050 solo se usarán energías sostenibles en el
planeta. Gobiernos de algunos países como Noruega ya están trabajando activamente
en ellos, legislando y tomando medidas para avanzar en esa dirección. Aunque es
verdad que otros no parecen tan interesados en ello, la presión y las decisiones
personales de sus ciudadanos lograrán el cambio.

Se piensa que para el año 2040 una tercera parte de la energía eléctrica mundial será
generada a partir de la mezcla de energía solar y eólica. Todo apunta a que para esa
fecha más de la tercera parte de los vehículos que circulen por el mundo serán
eléctricos. Y la economía mundial producirá una tercera parte más del PIB (producto
interior bruto) por cada unidad de energía. 

¿Te imaginas cómo puede transformarse en positivo la sociedad en los próximos 20
años? ¿Y lo que supondrán estos cambios para la economía? Es el momento de
emprender acciones transformadoras en sectores importantes que pueden ponerse al
frente de la revolución verde. Algunos como la aviación, el transporte terrestre o la agricultura serán claves para lograr que la energía limpia sea una realidad en todos los ámbitos. 

Además, el coche eléctrico que para algunos puede ser un problema potencial, al mismo tiempo se puede convertir en un aliado de esta evolución. De hecho, el automóvil eléctrico está suponiendo ya una importancia real en la industria del vehículo. Se estima que en el año 2026 su precio será competitivo, por lo que se convertirá en la modalidad líder en la industria automotriz. Por ello grandes compañías están invirtiendo ya en dicha industria, que será clave en futuro de la economía en los próximos años.

Planes y estrategias sostenibles para la transición energética

La transición hacia el uso de energía verde no será siempre un camino de rosas. En
algunos casos no será fácil o no estará exenta de obstáculos. Algunos de ellos fruto del
inmovilismo propio de determinados sectores económicos y sociales. En el contexto
actual y mirando hacia el futuro, es un desafío lograr soluciones sostenibles a los
problemas que van apareciendo en el camino. Gobiernos, instituciones y empresas
tenemos que dar los primeros pasos con planes concretos de transformación
energética. Y en tu mano, en la mano de cada uno de nosotros, está seguirlos para
facilitar esa necesaria transformación.

Para ello, serán necesarios cambios en muchos ámbitos. ¿Cuáles? Entre ellos, en la
plataforma eléctrica y en inversiones públicas y privadas en el nuevo sistema. Es
necesario dar pasos decididos hacia un nuevo sistema eléctrico que reemplace a la
modalidad actual, suponiendo un importante ahorro para las familias, autónomos y
PYMES, permitiendo a la población disfrutar de un aire más limpio y saludable.

Es verdad que no todos los actores en el campo de producción energética están de
acuerdo con los nuevos cambios. ¿A que no te sorprende? Pero tenemos el potencial
para la consolidación de España como líder en el uso de energía verde
y es algo
que no podemos desaprovechar. Ya lo ves, la cuestión del cambio y la apuesta a la
energía verde se ha vuelto una verdadera pugna pero cuando una revolución está en
marcha ya no hay quien pueda hacerla retroceder. Su avance será más o menos lento,
su implantación más o menos rápida. Pero imparable.

Todo empresario con capacidad de mirar de forma realista al futuro y de comprender lo que desea y necesita la sociedad para su mejorar, reconocerá el potencial de la energía autosostenible como un foco preferente en el que invertir su capital frente a las fuentes de tradicionales. Estas últimas sólo suponen una amenaza real para el medio ambiente capaz de provocar cambios nefastos en la forma de vida de las personas. Afortunadamente, comienzan a dar señales de extinción.

¿Crees que la energía verde es lo suficientemente reconocida como uno de los motores
claves de la nueva revolución industrial y la transformación digital? ¿Qué pequeñas decisiones que tomas en tú día a día crees que son importantes para avanzar en este cambio en positivo para la sociedad?

¡Súmate al consumo sostenible!


Si necesitas ayuda para calcularte tu factura de luz, haz click aquí

También te puede interesar...

Deja un comentario