La sensibilización de las ciudades para convertirse en 100% verdes

El Verde, la esperanza de muchas ciudades para proteger el medio ambiente

Cuando pensamos en grandes urbes, ¿cuál es la primera imagen que se nos viene a la cabeza? Seguramente solemos pensar en moles de hormigón, tráfico caótico y luces de neón, ¿verdad? Sin embargo, son precisamente las ciudades una de las grandes esperanzas que tenemos para la protección medioambiental. ¿Por lógica no debería ser el medio rural? ¿Qué hay de repoblar montes o proteger bosques?

Una cosa no quita la otra, pero, efectivamente, la sensibilidad de las ciudades es clave para el cuidado del medio ambiente. Al fin y al cabo, en ellas habitan más de la mitad de las personas que pueblan el planeta. Y son las ciudades las responsables del 70% de las emisiones de CO2 de la Tierra. De su adecuada gestión y desarrollo verde dependen aspectos como el aire más limpio, la gestión sostenible de residuos o el consumo energético responsable. Y, por supuesto, la reversión o no del cambio climático con todo lo que ello implica.

A fecha de hoy es cierto que muchas ciudades tanto por parte de sus administraciones competentes como por parte de sus ciudadanos están sobradamente sensibilizadas con el tema, y ya están tomando las medidas oportunas para convertirse en ciudades 100% verdes. A otras, por desgracia, aún les queda mucho camino por recorrer.

Probablemente ya sabes que las ciudades verdes son también aquellas en las que de mayor bienestar disfrutan sus habitantes. Esto es debido a cuestiones como que disfrutan de un medio ambiente más limpio y saludable, y por consecuencia de una ciudad más habitable. ¿Pero sabías que también influye en la riqueza de las mismas? 

Quizá te parezca curioso, pero las ciudades verdes son más ricas. La cercanía a áreas verdes y arbolado revaloriza los precios de los inmuebles, los trabajos verdes generan un buen reparto de la riqueza, y todo ello unido al consumo responsable de agua, energía y otros recursos contribuye a mayor empleo y una economía local más saneada.

Las ciudades que aspiran a ser verdes trabajan principalmente en las siguientes áreas:

– Proteger sus áreas verdes y crear otras nuevas

– Una buena gestión del tráfico.

– Primar el uso del transporte colectivo y los vehículos públicos y privados eléctricos.

– Buena gestión del agua y los residuos.

– Cuidado, protección y desarrollo de áreas verdes.

– Primar el uso de la electricidad proveniente de fuentes de energía sostenibles.

 

Ciudades más involucradas y comprometidas con la causa, fuente de inspiración para otras urbes

Conocer algunas de las principales medidas que han tomado en las ciudades más verdes del mundo, nos puede servir de inspiración y guía. Siempre es interesante saber qué se está haciendo en positivo en el mundo y si es aplicable de algún modo a otros pueblos y ciudades.

Una de las ciudades más verdes del planeta es Copenhague. La capital danesa ya tiene más bicicletas que vehículos a motor rodando por sus calles, más de la mitad de sus habitantes utilizan la bicicleta como medio preferente de transporte. Además, posee más de 2.200 hectáreas verdes y aspira a convertirse en la primera ciudad libre de emisiones de carbono en el mundo, un hito que pretende lograr en 2025.

En Ámsterdam han trazado un ambicioso y realista plan para ser una ciudad más sostenible en los próximos años. Si la ciudad ya es sobradamente conocida desde hace muchos años por el uso preferente de las bicicletas, ahora pretende instalar 50.00 metros cuadrados de tejas verdes y un eficiente sistema de recogida de agua de lluvia para ser reutilizado.

Otro caso interesante es el de Vancouver, la ciudad con menos emisiones de CO2 de todo el continente americano. Cuenta con 200 espacios verdes, algunos de gran tamaño, como Stanley Park, de 400 hectáreas y con un uso preferente de las fuentes de energía verdes.

Reykjavik es un caso especial. Debido a sus peculiaridades geofísicas y la sensibilidad de sus habitantes, se abastece de energías limpias fundamentalmente procedentes de la geotermia. ¡Solo 0,1% de la electricidad utilizada en Islandia proviene de combustibles fósiles! Aunque por su clima las zonas verdes, buena parte del año están cubiertas de nieve o hielo.

Como ves, el cuidado y creación de nuevas áreas verdes unidos a otras medidas creativas en las ciudades son las bases en las que se puede sustentar la protección medioambiental global. 

¿Consideras que en tu ciudad hay suficientes áreas verdes? ¿Cómo crees que una mejora en este aspecto podría influir en la mayor protección medioambiental? ¿Con qué otras medidas podrían combinarse el cuidado de las zonas verdes para hacer de tu ciudad un espacio con un aire más limpio y saludable?

Estará genial que hagas un comentario más abajo, explicando lo que piensas sobre todo esto 😉 

¡Súmate al consumo sostenible!


Ahora bien, si necesitas ayuda entender y calcular tu factura de luz, haz click aquí

También te puede interesar...

Deja un comentario